…¿Dónde hay Matemáticas?…

El Blog de Ciencia Vista Desde el Ámbito Matemático

Señoría, sólo obedecía órdenes…


Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia son de enorme importancia, pero dicen muy poco sobre cómo la mayoría de la gente se comporta en situaciones concretas.

Saludos a todos:

Cuántas veces hemosobediencia escuchado esa frase en películas que tratan los juicios que se celebraron tras la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), en los que generales nazis aseguraban no haber tenido otra opción que asesinar prisioneros, pues su vida se vería amenazada si desobedecían.

Antes de seguir, me presento como Hidalgo, amigo de Beleragor. Esta será mi primera colaboración en el blog, y a lo largo de mi participación, trataré diferentes temas relacionados con la psicología. Pues bien, voy a explicaros en el siguiente post una serie de experimentos realizados por el psicólogo social Stanley Milgram acerca de la posibilidad de que un individuo normal y corriente realizase actos de barbarie similares a los acontecidos durante el Holocausto. Pues bien, Milgram sostenía la tesis de que un individuo cualquiera abandonaría sus principios y los subyugaría al sistema jerárquico al que perteneciese en un momento dado; esto es, obedecer las órdenes de un “superior” sin importarle las implicaciones de sus actos.

Así pues, Milgram llevó a cabo un experimento que generó mucha polémica en aquella época. Para seleccionar a los sujetos que formarían parte del experimento, puso un anuncio en un periódico local, pidiendo voluntarios remunerados para formar parte de dicho experimento, que se anunciaba de memoria, pero que nada tenía que ver con el aprendizaje.

Una vez seleccionada la muestra, Milgram llevó a cabo el experimento que paso a explicar.

-El experimento necesita de tres participantes:

·El Experimentador (un investigador de la Universidad)

·El Maestro (el voluntario que leyó el anuncio en el periódico)

·El Alumno (un cómplice colaborador del experimentador)

milgram1

Antes de comenzar el experimento propiamente dicho, el maestro y el alumno se echan a “suertes” a ver quién va a realizar el rol de alumno y quién el de maestro. Previamente el sorteo ha sido amañado para poder realizar la prueba. A continuación se pasa a explicar a los sujetos cómo se va a realizar el experimento y ellos darán su conformidad. Hay que dejar claro, que el sujeto experimental no conoce cuál es el experimento real.

473px-milgram_experimentEl maestro leerá una serie de palabras emparejadas. A continuación, el maestro dirá una palabra, y el alumno deberá decir su pareja. Cada vez que el alumno falle, el maestro deberá aplicarle una descarga eléctrica, aumentando su intensidad con cada fallo del alumno, hasta un máximo de 450 voltios. El experimento está diseñado de tal forma que el alumno falle las palabras suficientes para llegar a la descarga máxima. Durante el proceso, el maestro y el aprendiz permanecen en salas incomunicadas visualmente.

Lo que en realidad ocurre es que nunca se administra tal descarga. En ningún momento se pone en peligro la integridad física de ningún ser humano en el experimento. Pero el sujeto experimental, el maestro, desconoce este hecho. Más bien al contrario, se le dan indicios de que realmente está “electrocutando” a su compañero. Cada vez que aumenta la intensidad de la descarga, el cómplice del experimentador irá aumentando sus quejas: primero gritará de dolor, luego llorará, más tarde se negará a contestar por miedo a equivocarse, y finalmente no hará ningún ruido; para dar a entender al maestro que ha quedado inconsciente por las descargas.

Ante esta situación, el sujeto experimental suele mostrarse reticente a continuar con la administración de las descargas, pero el experimentador le insta a que continúe con frases del tipo “es imprescindible que continúe” o “siga, por favor”.

RESULTADOS

El 65% de los sujetos que actuaban como maestros, continúo el experimento hasta administrar tres veces la descarga de 450 voltios. Ningún participante se negó a aplicar más descargas antes de los 300 voltios, momento a partir del cual el cómplice dejaba de emitir sonidos.

Los resultados dejaron perplejos a la comunidad científica, que esperaban que el promedio de descarga al 0% de obediencia fuese de 130 voltios. Tan solo un ínfimo porcentaje de la población, en torno al uno por mil, llegaría a aplicar la descarga máxima, pues indicaría elevadísimos niveles de sadismo.

hitler1Obviamente, esto demuestra que el ser humano carece de escrúpulos ante determinadas situaciones en las que prescinde de sus principios. Cuando nos sentimos pertenecientes a una cadena jerárquica, obedecemos ciegamente las órdenes. Dice Milgram que el individuo pasa de un estado de agente, y no se percibe responsable de sus actos.

Ahora, ¿qué creéis que indica esto? Quizás algunos penséis que es una exageración, que no puede extrapolarse el experimento al resto de la población. Por supuesto que ninguno de nosotros llegaría jamás a realizar tales actos solo por obediencia, pues nosotros tenemos unos principios y una integridad moral que nos impiden hacerlo, somos civilizados.

Cuántos se valdrían de la excusa de la obediencia y el miedo a la muerte para librarse de un castigo, y cuántos otros no fueron escuchados y sí castigados. Debemos aceptar, que el comportamiento humano varía junto con las circunstancias, y ninguno estamos exentos de culpa ante un crimen, si bien es cierto que en buena medida, nos percibimos “inocentes” por no ser dueños legítimos de nuestros actos.

El que esté libre de culpa, que tire la primera piedra, pero no os excuséis en los demás, levantaos valerosos y entonad el mea culpa.

Un saludo

Anuncios

7 febrero, 2009 - Posted by | Psicología

13 comentarios »

  1. Una entrada genial Hidalgo 😉

    Comentario por Wis_Alien | 7 febrero, 2009

  2. Sin duda 🙂

    Acabo de descubrir el blog y ésta es la primera entrada que leo, me ha gustado mucho. Ahora leeré algo de Beleragor, que si no vaya tela, jajaja.

    Saludos!

    Comentario por DarkSapiens | 8 febrero, 2009

  3. Muy bueno Hidalgo!! Vaya pedazo de primera colaboración. Entre todos le estáis dando un nivelazo al blog que no veas. 😉

    Comentario por Carlos L. | 8 febrero, 2009

  4. Vaya, gracias. No esperaba tener tan buena acogida. Espero que se de igual de bien en futuras entradas. Tambien volveré a tocar este mismo experimento, porque se hicieron variaciones y estudios posteriores y las conclusiones tambien fueron muy interesantes. Aunque haré antes una entrada que a Wis_Alien le gustará; voy a analizar el psicoanálisis e intentaré demostrar cuán absurdo resulta.

    Comentario por dhidalgoa | 8 febrero, 2009

  5. Bueno, aun no habia escrito yo nada. La verdad me ha parecido una entrada muy curiosa.

    Solo una pregunta. ¿Cual fue el tamaño de muestra? Pues debió ser enorme, para llegar a las conclusiones de que el 1/1000 de la población se negaba a seguir antes de ese umbral. Más aún, si se quiere dar ese dato, con una certeza amplia(un p-valor aceptable).

    Un saludo

    Comentario por Beleragor | 8 febrero, 2009

  6. El dato del 1/1000 no sale del experimento. Antes de realizar el experimento, Milgram preguntó a sus “colegas” cual creían que iba a ser el porcentaje de gente que llegaría a la máxima descarga. La respuesta de estos fue que, dado que llegar a tanta intensidad indicaría un nivel de sadismo muy elevado, solo uno de cada mil personas lo alcanzarían. Es el porcentaje de sadismo que se estima en la población americana de la época.
    Por otro lado, no he conseguido el dato del tamaño muestral.

    Quizás debí haberlo aclarado en la entrada. En futuras entregas intentaré ser más metódico

    Comentario por dhidalgoa | 8 febrero, 2009

  7. […] Señoría, sólo obedecía ordenes…ciencimat.wordpress.com/2009/02/07/senoria-solo-obedecia-ord… por Huan hace pocos segundos […]

    Pingback por Señoría, sólo obedecía ordenes… | 8 febrero, 2009

  8. Hay videos grabados durante el experimento (son un poco angustiosos):

    Comentario por Raúl | 9 febrero, 2009

  9. Si, de hecho el propio Milgram grabó algunos de los experimentos.

    Comentario por dhidalgoa | 9 febrero, 2009

  10. Algo había oído sobre este experimento, pero no recordaba el nombre.
    Sólo un par de dudas.¿Cuándo se hizo el experimento?¿Se repitió alguna vez?

    Comentario por Stonet | 11 febrero, 2009

  11. quitad el snap shot quees horrible…

    Comentario por valt | 11 febrero, 2009

  12. Alguien por aqui ha visto el experimento? ocurre algo parecido, solo que un grupo hacia de presos y otro de carceleros, muy buena(como esta entrada) la recomiendo.

    saludos

    Comentario por Gouki | 11 febrero, 2009

  13. Yo la verdad no la he visto, pero me pondré con ella en cuanto tenga un poco de tiempo.

    Comentario por dhidalgoa | 11 febrero, 2009


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: